AVISO DE COOKIES
BANCO MEDIOLANUM
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Logo Continuar

Logo Más Información

5 motivos para abrirle una cuenta de ahorro a tu hijo

0

5 motivos para abrirle una cuenta a tu hijo

¡Tener un hijo es una de las mayores alegrías de la vida! Una vez que llegan al mundo, nosotros, como padres, nos esforzamos y nos preocupamos por cubrir sus necesidades y protegerles el resto de nuestras vidas. ¡Se merecen lo mejor!

Cuidar de ellos hasta que alcanzan la independencia es una carrera de fondo, económicamente hablando. Por ello, nunca está de más inculcar en ellos el valor del ahorro y nociones básicas de educación financiera, ya que su futuro pasará a estar solo en sus propias manos cuando se hagan mayores. Uno de los mejores instrumentos para enseñarle a gestionar sus finanzas personales a fin de asegurar su porvenir es abrir una cuenta de ahorro infantil con Mi Propia Cuenta, de Banco Mediolanum. ¿Por qué? Te damos 5 buenos motivos.

 

¿Por qué abrir una cuenta de ahorro a nuestro hijo?

 

  1. Porque es la base de una educación financiera incipiente

“Uno de los mejores instrumentos para enseñar a gestionar el ahorro a tus niños es una cuenta de ahorro infantil”

La educación financiera será de vital importancia conforme tu niño vaya creciendo y enfrentándose a situaciones económicas que requerirán de la toma de decisiones. Con una cuenta bancaria, el menor irá adquiriendo capacidades con las que en un futuro podrá solventar situaciones económicas determinadas y esto podrá hacerlo con los máximos conocimientos. Así, el menor tendrá constancia del valor del dinero y de la importancia de gestionarlo de manera eficiente y responsable.

  1. Porque descubrirá que el premio al ahorro es la rentabilidad

Las cuentas bancarias infantiles están pensadas como cuentas de ahorro, de ahí que muchas se concibiesen con la idea de estar remuneradas. Aunque vivimos un momento de tipos bajos en las que muchas entidades han suprimido esta remuneración, las hay que continúan ofreciendo una rentabilidad, lo que, por poca que sea, sigue volviendo a este tipo de cuentas interesantes para que los pequeños sepan que las cuentas remuneradas son una opción tradicional para “poner a trabajar el dinero” gracias a la generación de intereses.

  1. Porque no tienen comisiones

¡Es una de las ventajas estrella! Este tipo de cuentas, por lo general, no tienen comisiones ni gastos asociados, ni por apertura, ni por mantenimiento ni tampoco por administración. Son cuentas destinadas al ahorro, así que tenerlas abiertas no supone ningún gasto económico para la economía familiar.

  1. Porque aseguran liquidez

Existe total disponibilidad del dinero en cualquier momento. Es un tipo de producto de ahorro de alta liquidez, por lo que se puede retirar el dinero con facilidad. Además, dada su condición, sirven para albergar fondos para el futuro del menor (estudios, viajes…).

  1. Porque su operativa es sencilla

“Te contamos como enseñar valor del dinero y la importancia de gestionarlo de manera eficiente y responsable a tus hijos”

El funcionamiento de la cuenta infantil es sencillo. Una vez que los padres o tutores legales han abierto la cuenta, se podrán ir realizando los ingresos. Este tipo de cuentas suelen permitir las transferencias de dinero, tanto nacionales como internacionales. Eso sí, los traspasos solo podrán llevarlos a cabo los responsables legales del menor, así como las disposiciones del dinero.

¿Cómo se abre una cuenta a un menor?

A la hora de abrir la cuenta, el titular deberá ser el menor, pero serán sus representantes legales los que puedan operar con ella (ingresos o retiradas de efectivo, por lo general). Para abrir la cuenta infantil será necesario aportar el DNI del niño.

Para la contratación de una Cuenta de Ahorro Mi propia Cuenta es necesario que el Tutor del menor o el propio menor haya formalizado previamente con la Entidad, como Titular, un contrato de cuenta corriente.

Es importante recordar que el DNI es obligatorio a partir de los 14 años por lo que, si el menor no cuenta con el DNI, será necesario presentar el NIF del menor que se obtiene a través de la Agencia Tributaria presentando el Libro de Familia. La gestión de solicitar el NIF también se puede realizar desde el propio Banco, para ello el Tutor deberá firmar un formulario interno autorizándonos.  Incluso habrá ocasiones en los que haya que justificar el vínculo con el menor. Por ejemplo, en caso de los Tutores legales, aquella documentación legal que les pone en dicha posición. En el resto de situaciones, con el Libro de Familia bastará.

Porque empezar cuanto antes a ahorrar es ganar tiempo de cara al futuro, abrir una cuenta de ahorro a nuestro hijo como Mi Propia Cuenta, de Banco Mediolanum, no sólo le enseñará a ser responsable con su dinero, sino que le ayudará a ponerlo a trabajar de forma inmediata de cara al futuro. ¡Convierte a tu pequeño en un pequeño gran ahorrador!

María Valero (iAhorro.com)

Si te ha gustado este artículo, quizá pueda parecerte interesante este otro: Cómo la tortuga consiguió 65.000 euros… ¡tú también puedes!

0
Categorías: Educación financiera
Etiquetas: , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.