AVISO DE COOKIES
BANCO MEDIOLANUM
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Logo Continuar

Logo Más Información

Cinco preguntas para tu asesor de banca personal

0

Business people planning

Hay dos formas de afrontar los nuevos tiempos en los que nos encontramos. O dejarse llevar por la corriente que marca la coyuntura económica o aprovechar esa corriente para tomar decisiones que nos ayuden a afrontar los cambios que se están produciendo. Está claro que la mayoría de los ahorradores no contamos con los conocimientos para aprovechar al máximo las oportunidades que el nuevo contexto económico ofrece.

Para empezar a tomar decisiones hay que hacer unas preguntas fundamentales que nos ayudarán a comprender lo que está pasando y todas las posibilidades que se abren:

1.  ¿Qué sucede? Estamos viviendo una transformación social y económica marcada por la contracción del gasto público. El marco de seguridad creado por las prestaciones del llamado Estado del Bienestar es cada vez menor y las familias deben tomar decisiones para garantizar sus ahorros y su futuro. Situaciones como la extensión del copago sanitario, los recortes sociales o las incertidumbres que se ciernen sobre el sistema de pensiones públicas obligan a pasar a la acción a las familias para garantizar un futuro tranquilo y sin sobresaltos. No hay tiempo que perder.

2.  ¿Por qué? Actualmente los ingresos públicos son incapaces de satisfacer los bienes y servicios estatales que, hasta ahora, formaban el núcleo duro del Estado del Bienestar. Ya no hay dinero para pagar las prestaciones

3.  ¿Cómo respondemos a esta realidad? Gestionando activamente nuestro ahorro y planificando nuestras finanzas presentes y futuras. Hasta hace pocos años muchos ahorradores se contentaban con dejar su dinero en depósitos y cuentas que ofrecían una rentabilidad modesta a cambio de evitar sobresaltos. Pero hoy eso ya no vale si queremos compensar – o superar- la erosión que la inflación y los impuestos suponen cada año para nuestros ahorros. Hoy ahorrar significa invertir, con método y siguiendo una planificación que nos permita afrontar las necesidades que se nos presentarán a lo largo de los años: imprevistos, cambios de casa, compra de un coche, estudios de los hijos, jubilación, etc.

4.  ¿Con quién cuento para resolver los problemas? En el caso de la gestión y planificación del ahorro la figura profesional de referencia tiene que ser el asesor financiero. Su trabajo consiste precisamente en eso, en ayudarnos a planificar nuestro ahorro y a tomar las decisiones adecuadas. Y si hace falta, también nos ayudará a aprender cómo ahorrar. Para hacerlo correctamente un asesor debe disponer de un elevado nivel de formación y dedicar todo el tiempo necesario a cada cliente. Para realizar un análisis detallado de sus características, objetivos y necesidades, que es el que permitirá luego hacer propuestas que realmente se adapten a cada persona. Pero sobre todo, un asesor financiero, se mantendrá constantemente en contacto con su cliente, para informarle, aconsejarle y ayudarle a adaptar la gestión de su ahorro a los cambios que se van produciendo a lo largo de la vida.

5.  ¿Cuándo tengo que empezar? Ahora. Cuanto antes empiecen las familias a hacer trabajar sus ahorros, antes y con mayores resultados empezarán a ver los frutos. El primer paso es encontrar un asesor de confianza que nos permita afrontar con éxito este cambio de contexto económico.

¿A qué esperamos?

0
Categorías: Educación financiera
Etiquetas: , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.