AVISO DE COOKIES
BANCO MEDIOLANUM
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Logo Continuar

Logo Más Información

Cómo evitar las compras compulsivas

0

como evitar las compras compulsivas

¿Cuántas veces te ha dado por pagar algo que ha acabado en casa acumulando mugre o ha terminado por dejarte la cuenta tiritando? ¿Y cuánto han tardado los remordimientos en hacer acto de presencia una vez que conseguiste tu propósito de comprarlo? No te sientas mal. ¡Es normal! Todos, en mayor o menor medida, hemos caído en la tentación de la compra compulsiva.

“Planifica tu ahorro: la planificación es el pilar básico de nuestra economía”

En el fondo, el ser humano se sigue moviendo por impulsos. Aunque suene muy primario, seguimos siendo adictos a la agradable sensación que nos proporciona el hecho de conseguir de forma inmediata algo que se nos antoja y nos martillea en la mente. ¿Lo quieres? Lo tienes. Es así como funciona.Lo malo es que, en demasiadas ocasiones, actuamos sin valorar la repercusión a largo plazo que esta conducta puede suponer para nuestra estabilidad financiera. “¡Que mi yo del futuro se preocupe por eso! Ahora, lo que quiero es mi capricho y punto”, suele pensar ese lado tuyo, tan pícaro. Y todos son risas hasta que tu cuenta se queda en descubierto.

“Presta atención a estos 6 consejos y evita endeudarte por un capricho”

Para evitar que nos hagamos un harakiri económico, nada mejor que tener presentes una serie de consejos que nos ayuden a “apaciguar a la bestia”. Gastar alegremente, como si no hubiera un mañana, en vez de pararnos tres segundos a pensar en lo que hacemos es la diferencia entre dormir tranquilo o con el lastre de las deudas. Ahora, sinceramente, contéstate a esta pregunta: ¿qué opción es la que quieres para tu yo del futuro?

6 consejos para evitar endeudarnos por un capricho

  1. Planifica tu ahorro. La planificación es el pilar básico de nuestra economía. Eso no significa que tengamos que apuntar en un papel, un año antes, lo que se nos puede antojar comprarnos meses después. ¡Eso es imposible! Se trata de apartar una cantidad de nuestro presupuesto mensual para hacer crecer un “colchoncito” que nos sirva para afrontar imprevistos o nos ayude a ahorrar, poco a poco, para la consecución de un objetivo.
  2. Realiza una estimación de aquello que verdaderamente necesitas costear. Si tienes que hacer una obra en casa, si necesitas pagar la universidad de tus hijos o si vas a meterte en el pago a plazos de un coche, lo mejor es tener bien claro qué porcentaje de nuestro presupuesto mensual irá a pasar esos gastos “obligatorios”. Si es elevado, no habrá más remedio que apretarse el cinturón y ser realistas: los caprichos tendrán que esperar a un momento económico más desahogado.
  3. Evita ir de compras cuando estés de bajón. Es una costumbre muy universal esa que consiste en ir a quemar la Visa cuando estamos tristes. ¡No pagues tus frustraciones con la tarjeta de crédito! A la larga, te crearás una adicción que no es útil en absoluto. Antes de salir de compras, piensa en aquello que te hace sentir mal y busca soluciones alternativas que no se basen en el consumismo. A lo mejor, una charla con un buen amigo te hace sentir mucho mejor… ¡y es gratis!
  4. Toma decisiones de compra en compañía. ¿Eres débil y lo sabes? Entonces, nada mejor que pedirle a tu pareja o amigos que te acompañen cuando vayas de compras. Si tu fortaleza flaquea, deja que la mente serena de otra persona evite el desmadre.
  5. Reflexiona sobre tus costumbres de compra. ¿Sueles recaer comprando algún artículo en concreto? ¿Te llaman la atención ciertos artículos o ciertas tiendas? Quizá, conociendo el origen del capricho o tu patrón de compra, ese que siempre se repite, puedas hallar la manera de evitar el desastre como, por ejemplo, dejar de visitar la web en la que recaes día sí, día también, o evitar pasar por esa tienda que te atrapa como la luz a una polilla.
  6. Piensa en el beneficio del ahorro. El no comprarte un capricho hoy y utilizar ese dinero para generar intereses es mejor opción que perderlo de manera inmediata por un capricho que te hace feliz de forma volátil. Para conseguirlo, nada mejor que contar con la asesoría de un profesional de las finanzas personales, como los Family Bankers de Banco Mediolanum.
0
Categorías: Educación financiera
Etiquetas: , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.