AVISO DE COOKIES
BANCO MEDIOLANUM
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Logo Continuar

Logo Más Información

¿Sabes cuánto capital e intereses pagas de préstamo cada mes?

1

cuanto capital e intereses paragas de prestamo cada mes

Obtener financiación para poner en marcha un proyecto o para poder costear una compra es mucho más que acudir a una entidad, saber cuánto pagaremos por el préstamo al mes y recibir el dinero. Antes de firmar con el banco, es necesario entender a la perfección la operativa de todos los aspectos del producto financiero para evitarnos sorpresas desagradables hasta el momento de su total devolución.

“Obtener financiación para poner en marcha un proyecto o costear una compra es mucho más que acudir a una entidad, ¿eres consciente?”

¡No es para menos! Hablamos de un producto muy extendido y de gran presencia en los hogares españoles, tanto que, entre préstamos al consumo, como la compra de un vehículo familiar, y dedicados a la vivienda, sumaron en diciembre de 2016, según los datos del Banco de España 699.966 millones de euros.

Si la cultura financiera no es tu fuerte, ¡no te preocupes! Vamos a explicarte cuáles son los modelos de amortización de los préstamos (o cómo está compuesta la cuota que pagaremos para devolver el importe que nos presta el banco). ¡Toma nota!

 

¿Qué modelo de amortización de préstamos elegir?

Actualmente, hay tres sistemas principales de amortización de préstamos (los más comunes) que se diferencian en la proporción de intereses a pagar durante todo el periodo que dure la devolución del dinero.

“Consejos prácticos a tener en cuenta al solicitar financiación ¡Toma nota!”

  • Sistema francés: es el más conocido y más utilizado; también se le conoce como “sistema constante”. Consiste en abonar el mismo importe de cuota durante la vida del préstamo, pero la proporción de intereses de la cuota es mayor durante los primeros años y la proporción de amortización de capital es menor al principio y mayor al final.
  • Sistema alemán: también conocido como “amortización decreciente”. Las cuotas serán más elevadas al principio, con una mayor carga de intereses, y conforme se va amortizando capital y reduciendo la carga de intereses, van descendiendo las cuotas.
  • Sistema creciente: consiste en cuotas bajas al principio de la vida del préstamo y, de forma escalonada y conforme avanza el tiempo, estas van aumentando, en torno al 2%.

 

Consejos prácticos a tener en cuenta al solicitar financiación

  • Entender bien el funcionamiento del préstamo. No solo basta con saber a cuánto asciende la cuota mensual o cuál es el interés del préstamo. Es recomendable y muy necesario saber qué proporción se va a pagar de interés y cuál es la parte de la cuota que se destinará a la amortización del capital. Igualmente, hay que conocer si existen comisiones por cancelación parcial o total del préstamo o, por ejemplo, si existe comisión de apertura o incluso de estudio.
  • Saber si la firma del préstamo conlleva la contratación de productos vinculados. Este es un aspecto clave, que puede suponer que un préstamo sea más caro o más barato. La condición de contratar productos como seguros o comprometerse a un número de compras a través de tarjetas bancarias puede encarecer a la larga el producto en comparación con la “bonificación” del tipo de interés que representan. Antes de aceptar firmar un préstamo, ¡haz números!
  • Comprobar si existe la cláusula de derecho de desistimiento. El artículo 28 de la Ley de contratos de crédito al consumo otorga al consumidor el derecho de desistimiento. Es decir, concede la facultad de poder dejar sin efecto el contrato de crédito sin necesidad de precisar los motivos y sin que exista ninguna penalización (si se produce 14 días después de haber firmado el contrato).

Ahora que ya sabes más sobre un producto financiero tan demandado como un préstamo, sopesa bien todos los puntos anteriores. Ten en cuenta que, como te hemos indicado, aquel que a priori pueda parecer más económico quizá encierre cláusulas que encarezcan, a la larga, el precio de amortización. La responsabilidad de elegir bien está en tus manos.

María Valero (iAhorro.com)

Si te ha gustado este artículo, quizá pueda parecerte interesante este otro: 5 motivos para abrirle una cuenta de ahorro a tu hijo

1
Categorías: Educación financiera
Etiquetas: , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.