AVISO DE COOKIES
BANCO MEDIOLANUM
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Logo Continuar

Logo Más Información

Para lograr el éxito en tus inversiones debes saber para cuándo necesitas el dinero

delimitar-horizonte-temporal-invertir

Uno siempre invierte pensando en conseguir un objetivo. En otras palabras: a la hora de invertir es muy importante saber cuándo necesitarás el dinero. Y aquí entra en juego el horizonte temporal: el tiempo del que dispones para lograrlo.

No se trata ni de perder dinero ni tiempo, por eso es clave definir bien tu estrategia de inversión para conseguir tu propósito de ahorro.

Cómo medir los horizontes de tiempo: planifica tu inversión

Fijar un horizonte temporal es muy importante para definir la planificación de tus inversiones no solo en plazos, sino también en el tipo de productos financieros más adecuados. Ten en cuenta que, cuanto más tiempo tengas para llegar a tu meta, más probabilidades tendrás de alcanzarla y, muy importante, menos esfuerzo deberás dedicar en el camino. Además, en el largo plazo, el ahorro crece fruto de la rentabilidad acumulada tras años de inversión. 

“Decide dónde y cómo invertir según el horizonte temporal de tu objetivo”

Por el contrario, cuanto menos tiempo dispongas, el riesgo de sufrir pérdidas es mayor, ya que las posibilidades de recuperarte de hipotéticas bajadas de los mercados se reducen. En definitiva, el horizonte temporal es un factor determinante cuando quieres invertir.

Inversión a largo plazo: tu mejor aliada

Imagínate esta situación (seguro que podrías ser tú). Hace tiempo que te inquieta el hecho de empezar a ahorrar para tu jubilación. El tiempo corre y eres consciente de que, el día que te jubiles, necesitarás complementar esa pensión pública de la que, hoy por hoy, no sabes con seguridad cuándo te corresponderá. En cualquier caso, te quedan 35 años para alcanzar esa etapa dorada. Por tanto, hasta entonces no necesitas esos ahorros, lo que significa que tu horizonte temporal es largo. Pero “largo” no es sinónimo de “aún falta mucho, ya me pondré a ahorrar más adelante”. Largo plazo significa “cuanto antes empiece a poner mis ahorros a trabajar para ese objetivo, mejor”. ¡Tu futuro está a la vuelta de la esquina!

Ten claro que en 10 años puede pasar de todo: habrá ciclos bajistas, donde te entrará el pánico, y momentos alcistas, donde te sentirás eufórico. ¡Cuidado! La mala gestión de las emociones al invertir pueden jugarte una mala pasada… No estés solo, déjate acompañar por un asesor financiero personal que te ayude a no alejarte de tu estrategia de inversión, esa que habéis diseñado juntos y que te llevará a conseguir tus metas. Un profesional que te conoce y te apoya en la toma de decisiones financieras, acompañándote a lo largo de toda tu vida.

El corto plazo: garantiza el ahorro

Pongamos este otro escenario, igualmente cercano. Está al caer tu 50 cumpleaños y quieres hacer algo especial e inolvidable con tus hijos como, por ejemplo, un viaje. Para ello llevas más de un año ahorrando pero, un día, llega tu hijo y te dice que en año y medio se casa. ¡Sorpresa! No te queda otra que posponer la fecha del viaje y decides destinar ese ahorro para el enlace. Sin embargo, te preocupa tu capacidad de ahorro. Haciendo cuentas, tendrás que reducir gastos para cubrir el desembolso que supone una boda. Si no tienes un colchón para ese tipo de imprevistos, deberás planificar, junto con tu asesor, la mejor manera de lograr tus objetivos. 

“Empieza a ahorrar cuanto antes a para esforzarte lo menos posible”

Define hoy mismo tu horizonte temporal

En resumen:

1.- Decide dónde y cómo invertir según el horizonte temporal de tu objetivo.

2.- Un horizonte temporal a largo plazo es a partir de 10 años, el resto es corto o medio plazo.

3.- Con un horizonte temporal a largo plazo, el tiempo juega a tu favor. Cuanto antes empieces a ahorrar, el esfuerzo que deberás realizar siempre será menor a largo plazo.

4.- Sea cual sea tu horizonte temporal, déjate asesorar por un profesional. Así, tus metas estarán más cerca.

Y ten siempre presente lo siguiente: el objetivo de un ahorrador es empezar cuanto antes a ahorrar para esforzarse lo menos posible de cara a lograr sus objetivos financieros. ¿A qué esperas para ponerte en marcha hoy mismo?

Si te ha gustado este artículo, quizá pueda parecerte interesante este otro: Renta fácil y rápidamente con la nueva app de Hacienda

Categorías: Invertir
Etiquetas: , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*